domingo, 16 de mayo de 2010

Compartiendo

Ayer sábado me encontré con unos nuevos amigos que les gusta la astronomía. Ellos estaban acostumbrados a ver las estrellas desde un sitio especial. Era un pequeño acceso a un campo de la pedanía jerezana de Cuartillos, que ofrecía una visión excelente de las estrellas situadas en el norte y en el este; pero perdía visión, por la contaminación lumínica de Jerez, la zona sur y este.Las luces de la ciudad se veían. No obstante, la visión de Venus y el hilo de luna naciente al atardecer fue muy bello. Así como, esperar la llegada de la noche y ver Saturno con sus anillos en línea. Y Marte siempre fulgurante y rojo. Los dos planetas se encontraban en la constelación de Leo. Para verlos tienes que mirar al noreste. A las diez y media se pueden ver al suroeste. Pero lo mejor de todos es que conocimos a tres nuevos amigos con los que pasamos unas tres horas muy amenas.
Publicar un comentario