domingo, 4 de abril de 2010

SATÉLITES ARTIFICIALES.


cuando vamos a ver las estrellas al campo siempre observamos entre las estrellas otras que se mueven y nos preguntamos qué será, un ovni. Pero, nada del otro mundo, es un satélite. Sí, son unos aparatejos que están dando vueltas alrededor de la Tierra. ¡Y yo que creía que era un ovni! me dice uno que está al lado mía mientras que le explico como localizar la estrella polar. No te preocupes, le digo, algún día podrás verlo. Los satélites suelen salir al atardecer sobre la zona oeste-norte. Pero, bueno...estamos hablando de satélites y no he explicado nada de que son, ni como funcionan.
Bien... la palabra satélite significa acompañante o secuaz. La Luna es un satélite de la Tierra. En la actualidad, el término se asocia con los satélites artificiales que el ser humano coloca en órbita alrededor de la Tierra u otros cuerpos celestes. Cualquier objeto que se lance al aire está sometido a la gravedad de la Tierra y cae al suelo. Sin embargo, si la velocidad es lo suficientemente grande como para vencer la fuerza de la gravedad , el objeto alcanzará el espacio exterior. Ésta es la llamada velocidad de escape. Los satélites en órbita se desplazan a una velocidad ligeramente inferior a la de escape, por lo que tienden a caer constantemente hacia la Tierra, pero debido a la velocidad de avance su movimiento describe una trayectoria circular o elíptica alrededor de la Tierra. Esta velocidad orbital depende de la latitud del satélite. Por ejemplo, a 200 Km su velocidad es de 28.000Km/h. Cuanto mayor es la altitud de la órbita, menor es la velocidad orbital ya que la gravedad disminuye con la distancia.
Pero ¿Cómo llega un satélite a orbitar? No es difícil imaginarlo. Para poner un satélite en órbita se usa un cohete de una o varias fases. El satélite no tiene una unidad propulsora, aunque algunas veces se añaden pequeños motores cohete para corregir su trayectoria en caso necesario.
El primer satélite que se puso en órbita fue el spunik I en 1957. A partir de entonces empezaron a lanzarlos también los Estados Unidos y otros países.
Los satélites tienen aplicaciones científicas, técnicas y militares.
Suelen estar equipados con diferentes instrumentos y fuentes de energía (por ejemplo, células solares). Los satélites científicos recogen datos del campo magnético terrestre, auroras boreales y distintos tipos de radiación.
Los satélites astronómicos permiten escrutar el espacio sin el obstáculo que representa la atmósfera terrestre, que absorbe gran parte de la luz y la radiación. Los satélites de navegación, situados en órbitas fijas emiten señales para ayudar a barcos y aviones a determinar su posición.
Los satélites meteorológicos recogen información sobre la atmósfera, los sistemas de nubes y el equilibrio térmico.
Los satélites de comunicaciones permiten la transmisión de llamadas telefónicas, imágenes, internet y programas de televisión a cualquier parte del mundo.
Los satélites de observación o espías y los detectores de misiles se usan con fines militares.
Los satélites par la investigación de recursos terrestres que informan de la existencia de bosques, yacimientos, etc.

También, hay satélites colocados en órbitas alrededor de otros cuerpos celestes, por ejemplo del Sol, etc.
La Tierra está rodeada por un verdadero enjambre de satélites artificiales.
Publicar un comentario