miércoles, 26 de mayo de 2010

El Sol en la Historia (capítulo 1)

Hoy te voy a comentar algo que a mí siempre me ha llamado la atención. Me despierta curiosidad la relación de las civilizaciones de la antigüedad con el astro rey. El Sol es una estrella que da luz y calor a nuestro planeta y a todo lo que habita en él. Es decir, mantiene la vida en nuestro planeta. Los antiguos no poseían la tecnología que hoy tenemos. Pero, no eran tontos y ellos comprendían la importancia del Sol para la vida. Así pues, en muchas manifestaciones artísticas a lo largo de la historia de muchas civilizaciones se nos presenta al Sol como el ojo que lo ve todo y lo sabe todo y siempre unido al supremo Dios. Como, en la India, Surya es el ojo de Varuna; en Persia el de Ahura mazda; en Grecia Helio es el ojo de Zeus. En Egipto el Sol es el ojo de Ra; en el Islam es el ojo de Allah. Siempre, el dios-objeto está ligado a su padre (el ser supremo). Es de carácter juvenil y filial, es dominante y queda asimilado a su padre el cielo. Sus armas son la red estelar, que le da poder para ligar, su espada de fuego como arma de ataque y defensa. Todo héroe de la antigüedad está identificado con el Sol. Es fiel a su rey, nación etc. Es fuerte, joven y luchador. El héroe de la antigüedad tenía un halo místico como el Sol. No es de extrañar que el culto al Sol fuera tan importante y exclusivo en la antigüedad. Por ejemplo, en las culturas precolombinas, en México y en Perú,fueron los dos centros más avanzados. Estos consiguieron identificar el culto al sol con la evolución social, política del ser humano de la América precolombina.
Publicar un comentario en la entrada