domingo, 13 de octubre de 2013

La contaminación lumínica y la reacción negativa en nuestras vidas.


-->
Artículo realizado 13-10-2013 por José Antonio Ortega Romero creador, difusor y educador de astronomía creativa y planeta mundo. 

La contaminación lumínica y la reacción negativa en nuestras vidas.

La alteración de las condiciones naturales de luz de la naturaleza provocada por la actuación del ser humano se denomina contaminación lumínica.
Esta contaminación de la atmósfera se observa cada día más en las zonas urbanizadas y en las zonas industriales.
Las causas que llevan a esta situación de contaminación de luz son varias. Una de las más realista y, por desgracia creadas por la ignorancia, es el diseño inadecuado de las farolas y de otros tipos de iluminación nocturna( focos y faros). Muchas de estas farolas “modernas” alumbran más el cielo nocturno que los espacios que pretendían iluminar.

Otra causa es el uso de bombillas de consumo excesivo.
También, la intensidad de corriente eléctrica cuando es demasiado elevada. También, los ajustes horarios mal usados en edificios públicos y que no aprovechan la luz del día.
También, afecta a la fauna nocturna- Polillas, roedores, tortugas, ranas, etc. El ecosistema está modificándose poco a poco. 


Pero, lo que no conocen la gente es el peligro que supone el uso de focos de luces constantes y mal situadas. Voy a exponer lo que pienso conociendo los datos y habiéndolo sufrido en mis propias carnes.

Las contaminación lumínica puede afectar hasta 125 km de distancia. Es sorprendente lo que puede la intensidad lumínica afectar a la conducta humana. Incremento de estrés, fatiga, etc. "Hablando en plata" mal humor, cansancio general, dolor de cabeza, pérdida de visión, sin apetito, etc. Si tomar el  Sol es beneficioso para la salud, también es bueno saborear la tranquilidad de la noche y respetar el descanso que ello ofrece. Las personas de forma inconsciente se están viendo afectadas por esta "ola de luz" . El uso de móviles, ordenadores, libros electrónicos, etc llevaran a la persona a perder vista y posiblemente a disminuirla mucho o perderla del todo. Esto lo veremos  a lo largo de las generaciones. Quizás dentro de 5 generaciones nos encontremos que hemos perdido la visión. La vida de la persona está unida al ciclo del día y la noche. Descansamos de noche y vivimos la vida de día. Todo es posible. Cambiar las costumbres, también; pero ¿con qué consecuencias?


Algunas de las propuestas para reducir la contaminación lumínica consistente en adecuar los horarios de iluminación, cambiar los tipos de bombillas por otras más eficientes y mejorar diseños de lámparas y focos para evitar alumbrar hacia direcciones no deseadas. Pero, también, deberíamos
buscar alternativas paralelas a éstas que busquen la concienciación colectiva; para ello, se puede visitar la siguiente dirección www.celfosc.org cielo oscuro, asociación contra la contaminación lumínica.


Publicar un comentario en la entrada